SECTOR

potabilización

El tratamiento de aguas para potabilización implica una serie de procesos para garantizar que el agua cumpla con los estándares de calidad y sea segura para el consumo humano. A continuación, describimos en qué casos se utilizan diferentes tecnologías en este proceso:

Tratamiento Físico-Químico:

  Se utiliza principalmente en aguas superficiales o de ríos que contienen sólidos suspendidos, materia orgánica y compuestos químicos disueltos. Los procesos físico-químicos, como la coagulación y la floculación, se emplean para aglutinar partículas y compuestos en suspensiones más grandes que puedan ser eliminadas más fácilmente en los siguientes pasos del tratamiento.  

Decantación Lamelar y filtración:

 

Estas tecnologías se utilizan después del tratamiento físico-químico para separar los sólidos aglutinados del agua. La decantación lamelar utiliza placas verticales inclinadas para aumentar el área de sedimentación, mientras que los falsos fondos son estructuras que permiten la acumulación de los sólidos sedimentados para su posterior extracción.

Ozonización:

 

La ozonización es un proceso de desinfección avanzado que se utiliza para eliminar microorganismos patógenos, compuestos orgánicos y sabores y olores no deseados del agua. Se aplica típicamente en aguas que requieren una desinfección adicional o una mejora en la calidad del sabor y el olor.

Filtración Presurizada y Filtración por Gravedad:

 

Estas tecnologías se emplean para eliminar partículas suspendidas finas, microorganismos y materia orgánica disuelta que puedan quedar en el agua después de los procesos anteriores. La filtración presurizada utiliza filtros de medios granulares bajo presión, mientras que la filtración por gravedad hace uso de la gravedad para pasar el agua a través de un medio filtrante, apoyado en un falso fondo

Ultrafiltración:

 

La ultrafiltración es un proceso de filtración mediante membranas semipermeables para retener partículas, microorganismos y sustancias disueltas de mayor tamaño. Se utiliza para producir agua de alta calidad con una barrera efectiva contra bacterias, virus y contaminantes químicos.

En resumen, cada una de estas tecnologías se utiliza en diferentes etapas del tratamiento de aguas para potabilización según las características específicas del agua cruda y los requisitos de calidad del agua deseada. El objetivo es garantizar un suministro de agua seguro y de alta calidad para el consumo humano.

Contáctanos

En Prosimed estamos comprometidos con proporcionar un servicio integral y confiable en el mantenimiento de tus instalaciones. Nuestro equipo altamente capacitado y nuestras visitas programadas aseguran que tus equipos funcionen de manera eficiente y segura. Confía en nosotros para brindarte soluciones efectivas y mantener tus instalaciones en su mejor estado. ¡Contacta con nosotros hoy y experimenta la diferencia de trabajar con Prosimed!

4 + 10 =

Ir al contenido